Categorías
Noticias

Rechazamos las grandes infraestructuras que dañan nuestro medio ambiente

La emergencia climática se ha convertido en el reto histórico de nuestra época. Está en juego la viabilidad material de nuestro orden social y su reproducción en el tiempo. La década 2020-2030 va a ser una de las más decisivas de la historia de la humanidad. La gran transformación que necesita Andalucía tiene un componente político fundamental, ya que exigirá reorganizar la economía y reordenar el territorio siguiendo otros principios distintos a los actuales.

Es por ello que rechazamos algunos importantes proyectos de insfraestructuras que se están planificando en Andalucía. Por un lado la nueva autovía que amenaza la Vega Sur de Granada, ya que supondría un gravísimo atentado contra el patrimonio agrario y etnológico. Una autovía con tres carriles por sentido proyectado sobre terrenos fértiles de vega de alto valor productivo.

Por otro lado la Junta de Andalucía ha comenzado los trabajos para la ampliación a tres carriles la carretera que une Almonte con Matalascañas y que cruza el corazón del Espacio Natural de Doñana. Este proyecto es un auténtico despropósito ambiental y un atentado ecológico que dificultará aún más el movimiento de fauna, especialmente la conexión de las poblaciones de linces, y no resolverá los problemas de tráfico en esta vía.

Por último el proyecto de la Ronda Norte de Córdoba, que conectaría la N-342 Badajoz-Granada con la actual Ronda de Poniente y que transcurrirá por suelo urbano, es un proyecto que va a requerir una inversión de más de 200 millones de € según su último diseño. Se trata de un proyecto muy costoso que data de los años 90, y que a día de hoy, 30 años después, es una apuesta obsoleta y desfasada en tiempos de emergencia climática, además de innecesaria.

Estos tres proyectos tienen en común que desde el punto de vida medioambiental suponen apostar por un modelo de movilidad urbana absolutamente desfasado que prima el vehículo contaminante. en Más País Andalucía apostamos por el desarrollo de infraestructuras sostenibles que favorezcan el uso del transporte colectivo (servicio de Cercanías y autobuses urbanos y metropolitanos) o el transporte individual ligero para ámbitos urbanos (motocicletas, bicicletas, patinetes). Apoyaremos todas las iniciativas que pongan convoquen los colectivos que rechazan estos proyectos y animamos a nuestra militancia a que participe en marchas, concentraciones, recogidas de firmas u otras acciones de protesta que se organicen.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *